Un siglo después, en el polo Sur…

El 14 de diciembre de 1911 la expedición de Amundsen fue la primera en llegar al polo Sur. Antes de llegar, no le importaba sacrificar a sus perros como alimento cuando consideraba que ya no le eran útiles para sus intereses.

Por contra, la expedición de Scott llegó 35 días después. Scott vió morir a todos sus caballos, de puro frío, hundidos en la nieve, y su equipo tuvo que llegar al polo con su propia fuerza. Tanto él como sus hombres fallecieron durante el regreso, en medio una tormenta.

Hoy, mientras Amundsen es un héroe para los noruegos, en Inglaterra muchos dudan de la valentía, integridad o liderazgo del capitán Scott. Tan solo porque su equipo no ganó esa estúpida carrera.

Moraleja: No renuncies a tus sueños ni a tus principios. Incluso aunque vayas perdiendo, no le des a los malos la alegría de ver cómo te rindes. Lucha. Merece la pena. Aunque el mundo sea injusto y precisamente porque ya hay muchos como Amundsen.

Necesitamos más personas como Scott.