Deja de buscar. El culpable eres… tú.

Hoy vamos a hablar de culpables. Cuando se trata de enfocar un problema, a menudo oigo:

yo no he sido, eso estaba así antes de que yo llegara, la culpa es de otro (de los políticos o los banqueros casi siempre),…

Es posible que tú también estés rodeado de gente que fabrica excusas para defenderse de la realidad, de hecho apuesto a que eres… uno de ellos. Yo suelo adelantarte que no rebato excusas que no puedan ser razonadas, y a veces te empeñas en explicar tu defensa, con la típica condescendencia pedagógica de quien se cree dueño del argumento definitivo. Pero recordar y saber que me tendrás en frente cada vez que escurras el bulto. Usaré para contestarte los mejores argumentos que estén a mi alcance porque… es tu maldita culpa. Este post va por todas esas veces que no te he dejado que dijeras tranquilo que no lo era… y por todas las que lo seguiré haciendo. No está basado en ninguna historia concreta y espero que no sientas identificado más de lo necesario. De hecho, tristemente, a veces también me sorprendo a mí mismo usando algún descargo de responsabilidad del estilo. No dudéis en recordarme quién es el culpable si me veis echando balones fuera.

Tus principales problemas no tienen que ver conmigo. Yo no sé nada de tus problemas. Pero quiero que sepas que habitualmente tus excusas son falsas, o incluso, malintencionadas. A veces, son simplemente fruto de un mal autoconcepto. Decir “siempre tengo yo la culpa” o “no soy capaz” es poner excusas, igualmente, porque das a entender que no está en tu mano ser o hacer de otra manera. Nadie más tiene la culpa de dónde estás ni de lo que has hecho. Nadie tiene la culpa de lo que has dicho ni de lo que has elegido. Eres libre y por tanto eres responsable de lo que haces y de lo que te sucede. Si no compartes esto, estás renunciando a ser realmente libre. Pero lo que realmente me preocupa es que evitas a toda costa hacer algo para solucionar el problema.

Las personas libres nunca se preguntan “qué va a pasar”, sino “qué vamos a hacer”. — Fernando Savater

Esto sí es verdaderamente lo que me interesa que interiorices. Después de que te haya quedado claro que sí ha sido tu culpa, olvídalo. No necesito culpables y no pasa absolutamente nada porque te hayas equivocado. Es normal equivocarse, y lo normal también debería ser que busques algo que esté en tu mano para solucionarlo o para que no vuelva a ocurrir. El pasado, pasado está. Piensa en el futuro y en cómo evitar que sea tu culpa de nuevo. No creo que el lenguaje condicione el pensamiento, sino al revés, pero prefiero que uses la dialéctica de las soluciones:

creo que podremos arreglarlo, deja que mire qué puedo hacer, lo estudiaré, buscaremos una solución,…

Aclaro que el optimismo desinformado puede ser también un problema, así que no te pases: también habrá cosas que no podamos solucionar o que haya que asumir. Con todo, prefiero a un ignorante motivado que a un informado escurrebultos. Y recuerda: seguro que tú y yo nos llevaremos mejor buscando soluciones que buscando culpables.

Anuncios

2 comentarios en “Deja de buscar. El culpable eres… tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s