Dos o tres minutos

20140210-205256.jpg

Podemos pararnos a pensar dos o tres minutos.

Quizá en la cena de ayer o alomejor en la última película que hemos visto.

Son nada. Dos o tres minutos. Un suspiro.

Pensando en aquel niño que fuimos y que imaginaba, en dos o tres minutos, cómo sería de mayor.

Cerrar de golpe los ojos, para evitar su mirada. Para evitar que nos note en la cara ni la apatía ni la vergüenza.

Esa apatía que contrasta con su sonrisa eterna de domingo.

Dos o tres minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s